viernes, 12 de agosto de 2011

Cap. 44 No hay palabras.

Tenía los ojos cerrados, y decidí no abrirlos. Si era un sueño, no quería que acabara. Permanecí así por unos minutos, y al darme cuenta de que no me habían vuelto a hablar, respiré profundo, abrí los ojos, y me di la vuelta.

Ahí estaba él.

-¡Elizabeth! ¡Oh Dios mío, eres tú!

Lo vi acercarse desde lejos, ¿sería acaso uno de esos sueños que no puedes distinguir de la realidad? Caminaba lento, desesperantemente lento. Mientras más cerca estaba, mejor podía detallarlo: era él, sin lugar a dudas; pero estaba extremadamente delgado, y profundas ojeras enmarcaban sus ojos. Sus ojos… Eran justo como yo los recordaba, incluso más hermosos, y brillaban inmensamente incluso a la distancia.

Lentamente me levanté del suelo. Sí, era obvio que era un sueño pero, ¿por qué no disfrutarlo? Incluso en sueños, estar con Thomas sería lo mejor que podría pasarme.

Se acercaba poco a poco, y pude ver que cojeaba; me temblaban las piernas así que decidí no acercarme y esperar a que él llegara. Una amplia sonrisa le iluminaba el rostro, ahora demacrado. Quería que llegara, necesitaba abrazarlo. Se supone que puedes controlar tus sueños ¿no? Cerré los ojos y apreté los puños deseando que estuviera a mi lado de una buena vez, pero nada sucedió; seguía caminando tan lento como al principio. ¿Acaso existía la remota posibilidad de que… aquello fuera… real?

-Th-thomas- pronunciar su nombre me dejo un sabor amargo en el paladar. Un sueño no podía ser tan vívido, esto tenía que estar sucediendo realmente.

Vi su sonrisa ensancharse, y lo miré desde lejos mientras se esforzaba por caminar más rápido; de igual manera, no me moví.

Tibias lágrimas inundaron mis mejillas pero no me molesté en secarlas, primero necesitaba abrazarlo, saber que de verdad había vuelto y que no volvería a dejarme. Parecía que me hubieran clavado al suelo.

Seguía caminando, lento, muy lento. Cuando estuvo a tres metros pude ver que también él lloraba y sin darme cuenta un sollozo escapó mis labios. Escondí el rostro entre mis manos y esperé a que llegara, así, sin ver cuanto le faltaba para estar que estuviera de nuevo a mi lado.

De pronto, pude oírlo respirar, justo frente a mí. Pausadamente, retiré las manos de mi cara, y abrí los ojos.

-Te lo dije, te prometí que volvería para ver a mi Julieta- entonces, no lo soporté más.

Reí estáticamente y me le eché encima, abrazándolo lo más fuerte que mis temblores me permitían. Él me devolvió el abrazo mientras acariciaba mi cabello, dándome delicados besos en la frente. Sentí que estuvimos ahí, solos, una eternidad

-¿Dónde te habías metido?- logré articular en un susurro.

-Eso puede esperar, por ahora sólo quiero estar contigo.

Una sonrisa gigantesca curvó mis facciones.

Al mismo tiempo, como si hubiéramos pensado lo mismo, ambos nos sentamos en el suelo del claro. Él ya no lloraba, pero tenía en el rostro una expresión dolorosamente hermosa, jamás había visto a alguien que pudiera demostrar en un simple gesto tanta felicidad

-Te amo Elizabeth, espero que durante mi ausencia no lo hayas olvidado.

-No lo dudé ni un instante…

Se acercó a mi poco a poco y, justo como la primera vez, se detuvo un instante a centímetros de mis labios, disfrutando el momento.

Deliberadamente lento, nuestros labios se encontraron. Fue, como el anterior, un beso dulce pero a diferencia de la vez pasada este no estaba cargado de tristeza sino de añoranza. Era como si el último beso hubiese puesto mi corazón en pausa y ahora con este lo estuviera reviviendo.

Lo sentí sonreír y entonces nos separamos, ambos sonriendo y yo llorando.

-No llores más, te juro que no volveré a marcharme- hablaba bajito, casi como si murmurara.

-Eso ya lo se, no te permitiré volver a dejarme- Thomas sonrió y me miró a los ojos.

-Sabes que nunca te dejé, siempre estuve aquí contigo.

Sonreí y lo besé en la mejilla, delicadamente me solté de su abrazo y me puse en pie.

-Vamos, comenzarán a preguntarse donde me metí; además, todos estarán muy felices de verte.

Se levantó de inmediato y volvió a rodearme con sus brazos, como si tenerme cerca fuera una necesidad.

-¿No podemos quedarnos un poco más?- rió fingiendo un tono suplicante.

Yo le devolví la sonrisa, había pasado muchísimo tiempo desde la última vez que me había sentido tan feliz. Ignoré su pregunta y tirándome en sus brazos le dije:

-Aún no puedo creer que estés aquí.

-Yo tampoco puedo creer que estoy contigo.

Y de pronto una pregunta brincó en mi mente, con toda la emoción se me había olvidado.

-Oh ¿y Matt? ¿Por qué tardaron tanto?

Por primera vez desde que llegó, sus facciones se ensombrecieron.

-Matt... Él…

Se me hizo un nudo en la garganta y sentí mi corazón hundirse en mi estómago.

-Oh no…- lo miré, comencé a llorar de nuevo.

Los labios de Thomas se apretaron formando una línea recta y sus cejas casi se tocaron cuando frunció el ceño. Lo conocía bien, estaba tratando de no llorar.

-No fue tu culpa Thomas, no había nada que pudieras hacer- no sabía qué había pasado, pero mi novio tenía la mala costumbre de culparse por todo lo malo que sucedía.

Asintió secamente.

-¿Por eso tardaste tanto?

-Beth, ahora no tengo ganas de hablar de eso. Te prometo que te contaré, pero no ahora.

Fingió una sonrisa, odiaba eso. Quería que sonriera de verdad, no imaginaba por todo lo que había pasado. Me limpió las lágrimas y me abrazó fuerte de nuevo; nunca supe si él me consolaba a mí o yo lo consolaba a él, de todos modos no me importó. Quería estar con él por siempre.

Pero de pronto Thomas se puso tenso, se puso frente a mí y me rodeó la cintura en gesto protector.

-¿Oíste eso?- preguntó bajito. Yo tenía la cabeza pegada a su espalda, y la usé para negar, sabiendo que entendería-. ¿Quién está ahí?- formuló la pregunta más alto.

De la entrada del claro, salió Charlie.

-Oh Charlie, me has dado un susto de muerte- dijo Thomas.

Charlie se puso pálido, me miró con los ojos como platos y soltó por lo bajo un aullido.

-¿Tho-tho-thomas?- tartamudeó.

Sí, Thomas había olvidado que supuestamente estaba muerto y que verlo de nuevo sería un shock para cualquiera.

Thomas sonrió y me colocó de nuevo a su lado.

-Eh… supongo que pensaban que no volvería.

-Yo… yo… vine a buscar a Beth porque no había vuelto para la cena y…- parecía que no encontraba las palabras correctas.

¿La cena? ¿Tanto tiempo habíamos estado ahí? Ni siquiera me di cuenta de que había oscurecido.

-Bueno, no queremos preocupar a nadie, creo que deberíamos volver. De todas maneras necesito hablar con Peter.

Charlie seguía impresionado, pero miró al suelo y negó con la cabeza cuando dijo:

-Peter ha muerto…

-Oh- sabía que a Thomas no le agradaba mucho Peter, pero también sabía que su muerte le dolería.

-Pero si quieres puedes hablar con Robert, ahora él está a cargo- parecía que Charlie no podía evitar mirar a Thomas con ojos consternados.

-De acuerdo.

Me apretó a su lado y nos pusimos en marcha, todo era demasiado irreal. No había palabras para describir lo que sentía... Thomas de verdad había vuelto.

____________________________________________

Muchísimas gracias por sus comentarios en el capítulo anterior! Besos!

12 motivos para escribir(::

fathimaa dijo...

wow! esta vivo señoras y señoreeees! hhahah ya qiero ver como reaccionan todos y como reacionara sophie! al enterarse de qe mat esta muerto nooo! me caia bien hahah publica pronto :)

Isa! dijo...

OMG!!!! oficialmente me encanto!
Y esta vivo! :D
Publica pronto, me encanta tu blog.

stephany dijo...

siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!!!!!!!!!!!!! sabia que estaba vivo !!! charlie jaja , ahora que regreso thomas .....!!!!publicaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!

NONI TRU dijo...

se moriran por ver ue thomas no murio buajaja ta bien no :P sigueee!

Paula dijo...

Que capitulo mas bonito! Pobre Matt :( pero al menos Thomas está a salvo, avisame cuando publiques el 45, un beso :)

Anónimo dijo...

porfiiiiiiiiiin.... te puedo comentar!!!!!!

te quedo BELLO el cap!
me encaanto
lo ame
hermoso

no hay palabras para decirlo punto!!!

espero q no nos hagas esperar mucho:(
xoxo
PK

Patricia :D dijo...

Uaah! Ha vuelto!!! Mi dios, me encantó! A excepción de lo de Matt..pero no ha detallado, quizás lo han capturado o algo..¿?

Bueno guapa, no te he podido comentar hasta ahora porque me fui de vacaciones a la playita, pero ya me he actualizado y me he leído tres capítulos del tirón, me ha encantado jaja :)

Espero que publiques pronto
Un besoo!
<3

airamandyer dijo...

holaaa linda que de tiempo, pasaba a dejar mi huella y a decirte que tienes un test en mi blog, besos =)

Anónimo dijo...

hermoso el cap!

Anónimo dijo...

hermoso oye porfa sigue publicando

Anónimo dijo...

hey que paso!!! estan muy bien los capitulos, porque ya no publicas hazlo porfa que quiero saber que pasa :)

Luuh dijo...

Hola :) que tal? Me gusta lo que escribes y me voy a tener que enganchar con la historia porque no se de que va :P jajaja Bueno, tu blog esta genial! Si te quieres dar una vuelta por el mío, acá te dejo el link: http://smileandalwayssmile.blogspot.com.ar/ :D Besitos Luuh :)

Publicar un comentario

Hola(: comenta lo que quieras, tu opinión siempre será importante y tomada en cuenta :D

¡Cuidado! Oh, bueno, puedes ver que hará^^

El botón que no hace nada El botón que no hace nada